Musaka, un clásico griego que debes conocer

Musaka

«Musaka», «mussaqa’a», «mousaka», «moussaka» y otros tantos nombres más. No importa cómo se escriba o se pronuncie ahora, sea tanto de Grecia como de Turquía. Estamos ante una mezcla de sabores fantásticos que combina como ninguno la esencia especiada de la carne picada, la suave y sabrosa berenjena y la cremosa riqueza de la salsa bechamel.

Se considera uno de los emblemas del confort food más importantes para los griegos. Y como lo hizo la cultura helenística, ha conquistado medio mundo.

Historia de la musaka

No hay duda de que se conoce como comida griega, pero también se considera un plato favorito en otras naciones balcánicas, Medio Oriente y Turquía. Entonces, ¿dónde se originó exactamente esta fantástica receta?

Se tiene por cierto que los árabes introdujeron la musaka en el mundo cuando introdujeron la berenjena. Incluso, lo que se considera como la mousaka griega puede estar relacionado con el “musakhkhan” palestino. Parece que incluso la palabra mousaka probablemente deriva de esta palabra árabe. Los sesudos historiadores gastronómicos afirman que un libro de cocina árabe del siglo XIII conocido como Libro de cocina de Bagdad detalla una receta que bien podría ser el antepasado de la musaka. Hoy en día, versiones de mousaka son comunes en las cocinas de todo el Oriente Próximo, una fórmula que consta de berenjenas, aceite de oliva, ajo, cebolla y tomates.

En 1910, Nikolas Tselementes, cocinero en el Hotel St. Moritz en Nueva York y el Hotel Sacher en Viena, En 1920 publicó una compilación de todo tipo de recetas (francesas, italianas, americanas) junto con recetas griegas que él consideraba importantes, en su influyente libro Cooking and Patisserie Guide. También incluía algunos capítulos sobre cómo servir y presentar la comida o cómo vestir a los criados. Tocaba todos los palos. A día de hoy, Tselementes y su libro siguen siendo la “biblia” que combinó la cocina moderna con la tradición griega. Pues en este compendio de recetas incluía una musaka con salsa bechamel francesa encima. Su versión es la que los griegos conocen y aman, y que exportaron con la misma facilidad que su filosofía, el arte clásico y una forma de entender la vida.

Musaka griega

Receta de Musaka

Hoy en día existen muchas versiones de musaka que siempre consisten en berenjena y carne molida. A veces la carne es cordero, a veces es ternera y en otras recetas es una mezcla de ambas. Otras adiciones incluyen verduras como el calabacín o las patatas.

Vamos con una de las mil interpretaciones. Advertencia, no es una receta para los impacientes o los que van con prisa por el mundo. Requiere su tiempo, pero será el tiempo mejor invertido.

Ingredientes

Para el relleno

  • 800 gr de carne picada de ternera o cordero o mixta
  • 4 patatas
  • 2 berenjenas
  • 2 cebollas, cortadas en cubitos
  • 40 cl de aceite de oliva extra virgen
  • 2 cc de pasta de tomate
  • 2 dientes de ajo , aplastados
  • 15 cl vino tinto
  • ½ manojo de perejil, picado finamente
  • Sal
  • Pimienta

Para la salsa bechamel

  • 1 l de leche
  • 125 gr de harina
  • 125 gr de mantequilla
  • 2 yemas de huevo
  • ½ cucharadita de nuez moscada molida
  • Sal
  • Pimienta
Musaka griega

Elaboración

Pela las patatas y córtalas en rodajas de medio centímetro.

Corta las berenjenas con piel  longitudinalmente en rebanadas de 5 mm.

Coloca las rodajas de berenjena en un bol grande lleno de agua salada y déjalas remojar durante 30 minutos, luego retira las berenjenas del agua y déjalas secar bien con una toalla de papel.

A fuego medio, agrega 10 cl de aceite de oliva a una sartén grande y fríe las patatas rebanadas en tandas por ambos lados. Hay que freír las rodajas de patata hasta que queden ligeramente suaves, unos 4-5 minutos de cada lado.

Cuando las rebanadas de patata estén cocidas, retíralas del aceite caliente y colocalas sobre papel de cocina. 

En la misma sartén, añade 10 cl de aceite de oliva y, a fuego medio, comienza a freír las rodajas de berenjena por tandas, añadiendo aceite de oliva regularmente, pues retienen bastante aceite.

Retira cada lote de berenjenas y déjalas reposar sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

En la misma sartén, añade el resto del aceite y saltea la cebolla picada hasta que quede transparente. Agrega la carne picada y mezcla bien para romper la carne.

Revuelve a fuego medio-alto durante 10 minutos.

Añade el vino tinto, ajo, perejil, sal y pimienta a la sartén y mezcla bien los ingredientes.

Diluye el concentrado de tomate en 120 ml de agua y vierte en la sartén.

Lleva a ebullición y reduce el fuego a medio-bajo. Cocina a fuego lento y sin tapar durante 30 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que el líquido se haya reducido completamente.

Con un poco de aceite de oliva, engrasa los lados y el fondo de una bandeja para hornear.

Cubre el fondo completamente con una capa de rodajas de patata superponiéndolas cuando sea necesario para garantizar que quede completamente cubierto. Sobre ellas añade una capa de rodajas de berenjena.

Añade un poco más de la mitad de la mezcla de carne y extiendela para cubrir las capas inferiores de manera uniforme.

Vuelve a cubrir la capa de carne con las rodajas de patata restantes y a continuación, coloca otra capa de rodajas de berenjena, superponiéndolas según sea necesario para garantizar que quede completamente cubierto.

Extiende la mezcla de carne restante de manera uniforme hasta cubrir completamente. Con una espátula, presiona suavemente sobre las capas para compactarlas.

Vamos con la bechamel.

Derrite la mantequilla en una olla mediana a fuego medio-bajo.

Cuando la mantequilla se derrita, incorpora la harina a pocos y revuelve continuamente durante unos 5 minutos.

Una vez que la harina quede completamente incorporada, añade gradualmente las 4 tazas de leche mientras revuelves sin parar. Sube ligeramente el fuego para hacer hervir la salsa espesa y a continuación, retira la sartén del fuego.

Agrega nuez moscada, sal y pimienta y mezcla bien la salsa.

Añade las yemas de huevo lentamente a la salsa, asegurándote de que se mezclen bien.

Vierte una capa gruesa de salsa bechamel en la bandeja hasta cubrir completamente la capa superior de la salsa de carne. Vierte la bechamel de manera uniforme.

Coloca la bandeja en horno precalentado a 180°C y hornea durante 40 minutos o hasta que la parte superior quede dorada.

¡Que disfrutes!

Resumen
recipe image
Nombre de la receta
Musaka griega
Author Name
Publicado en
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
(0 votos, promedio: 0 de 5)

2 comentarios

  1. Se puede hacer la musaka horneando en lugar de freír las rodajas de berenjenas y cada más ligera. También se puede prescindir de la,patata con más berenjena
    Una pizca de canela en la carne le da un toque especial

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *