Manda huevos, trucos y consejos

huevos

En esto de comer huevos podemos asegurarte que no hay formas incorrectas, ya sea que te gusten escalfados, duros, fritos o revueltos. Pero si hay formas incorrectas de cocinar los huevos.

Si aún no estás comiendo huevos, te lo estás perdiendo. Estos packs de proteínas y grasas completas contienen vitaminas A, D y B12. Según los últimos estudios señalan que una persona puede comer de forma segura entre seis y siete huevos a la semana sin consecuencias significativas para la salud. 

Lo que pretendemos es suministrar algunos consejos para hacer los huevos más deliciosos que existen, sin importar cómo te gusten cocinarlos.

Contenido

¿Cómo cascar los huevos?

Si has vistos a tus padres romper huevos cuando eras niñ@, probablemente observarías muchas grietas y muescas en el borde de un tazón o sartén. Aunque esta estrategia para romper huevos puede estar arraigada en el tiempo, no es la forma más efectiva. Si rompes un huevo en una superficie plana como una encimera, la membrana se mantendrá unida, lo que significa que cuando rompas el huevo, los molestos trozos de la cáscara que de otro modo se caerían en tu tazón permanecerán adheridas a la cáscara.

cómo cascar huevos

Para aumentar aún más la eficacia de romper los huevos, rompe siempre en un recipiente aparte en lugar de en la sartén en la que planeas cocinar los huevos. Si cae una cáscara de huevo será más fácil verla y extraerla. Además, desde la perspectiva de la seguridad alimentaria, romper los huevos en una superficie separada también previene la transferencia de salmonella.

¡Vaya!, hay un trozo de cáscara de huevo en el bol

Con todo, no es raro dejar caer accidentalmente un trozo de cáscara de huevo en el bol de batir. Si metes la mano en el cuenco sin estar preparado, es posible que tus dedos sean como una máquina recreativa de garras: persiguen algo sin realmente agarrarlo. El truco simple para quitar los restos de cáscara de huevo de un tazón es mojar los dedos en agua antes de sumergirlos. Sin humedad adicional, las claras de huevo se pegarán a la superficie seca de los dedos e impedirán que agarres el trozo de cáscara. La película acuosa en los dedos después de mojarlos evita que las claras se peguen.

Otro método que se ha probado es utilizar otro trozo de cáscara de huevo para rescatar el trozo rebelde. Error, además de ser poco higiénico, corres el riesgo de añadir más cáscara a la situación. Recomendamos evitar esta situación pegajosa y seguir con la técnica del dedo mojado.

Temperatura de la sartén

¿Cómo comprobar que la sartén de acero inoxidable esté lo suficientemente caliente?

Tenemos el truco simple perfecto para hacer que el proceso de cocción sea aún más fácil. En este truqui usamos agua para probar el calor de la sartén. Calienta tu sartén de acero inoxidable a fuego medio durante unos 90 segundos antes de echar una cucharada de agua en la sartén. Si el agua no hace nada o simplemente burbujea, significa que la sartén no está lo suficientemente caliente para evitar que los huevos se peguen. Si el agua se mueve en una burbuja alrededor de la sartén, la temperatura alcanzada es la óptima para cocinar. Pero ten cuidado: demasiadas burbujas que brotan y «bailan» en la superficie de acero inoxidable indican que la sartén está demasiado caliente y debe enfriarse antes de agregar los huevos.

consejos para los huevos

Este truco no solo hace que tus huevos sean mucho más esponjosos, sino que también facilita mucho la limpieza, porque ¿quién tiene tiempo para lidiar con trozos de claras en el fondo de una sartén?

Usa la cantidad suficiente de grasa para evitar que se peguen

La grasa y los huevos son los mejores amigos cuando se trata de cocinar. El tipo de grasa que uses dependerá realmente de tus papilas gustativas. Un aceite vegetal ligero no altera el sabor del huevo y no producirá notas amargas si se calienta a una temperatura alta. El aceite de oliva es el más popular para cocinar, porque el sabor no es abrumador. Para muchos utilizar mantequilla es la forma favorita. Deberás proporcionar tiempo a la mantequilla para que se derrita antes de agregar el huevo.

 Asegúrate de añadir aproximadamente 1 cucharada de grasa por huevo que planees cocinar.

Si usas una sartén antiadherente para cocinar los huevos, no necesitarás agregar tanta grasa debido a la capa protectora que ya tiene la sartén. Las sartenes antiadherentes también suelen ser más fáciles de limpiar, porque el huevo simplemente se desliza fuera de la sartén.

Método para pelar fácil los huevos duros

Dejar enfriar los huevos duros antes de quitar la cáscara.

Si hierves huevos duros en agua y tratas de quitarles la cáscara inmediatamente después, descubrirás que tus esfuerzos serán en vano. Se desprenden trozos del huevo y descubres que la maniobra se vuelve engorrosa.

Dar suficiente tiempo para que se enfríen primero es el primer paso para pelarlos fácilmente. Después de que los huevos estén listos, recomendamos  sumergirlos directamente en un baño de agua con hielo para evitar que se cocinen más y acelerar el proceso de enfriamiento. Bastará con unos 15 minutos.

Cuando estén listos para pelar, comienza en la parte superior del huevo, donde está la bolsa de aire. También debes tener en cuenta que los huevos más viejos suelen ser más fáciles de pelar porque la yema y la clara son más firmes.

huevos duros

Huevos revueltos

Batir los huevos antes de cocinarlos es un paso fundamental para descomponer las proteínas. Si agregas los huevos directamente al fuego y los revuelves en la sartén, los encontrarás gomosos. Batir los huevos con un tenedor en lugar de una batidora de mano (que puede provocar demasiado aire) atrapa el aire dentro y da como resultado una mezcla suave y esponjosa. Incluso batir durante 15 segundos puede marcar la diferencia entre los huevos revueltos de calidad inferior y los excelentes.

Retirar rápidamente los huevos del fuego después de cocinarlos.

Ya sabemos que dejar los huevos escalfados en la cáscara durante demasiado tiempo después de cocinarlos puede hacer que los huevos se cocinen demasiado. Pero, ¿y los huevos revueltos?

Sabrás que tus huevos revueltos terminaron de cocinarse cuando no haya claras líquidas visibles y el huevo parezca firme. Comprobado estos indicadores, debes sacar inmediatamente los huevos de la sartén a un recipiente aparte. Para los huevos fritos la recomendación es similar. Las claras del huevo deben cuajar mientras las yemas están espesas, pero no duras. Aquí no hay tiempos de referencia, el ojo y la experiencia suple cualquier indicador.

«El movimiento constante es tu mejor amigo cuando haces huevos revueltos»

Si estás cocinando huevos revueltos, es posible que te enfrentes a la pregunta: ¿cuándo comenzar a remover y voltear los huevos? La respuesta es simple: siempre debes seguir revolviendo para evitar que una parte no se cocine más rápido que otra, Te dolerá el brazo, pero eso significará que tus huevos estarán esponjosos y cocinados uniformemente. 

Para  huevos revueltos suaves y esponjosos , use una espátula de goma para mantener limpios los lados y el fondo de la sartén mientras se cocinan los huevos. Según nuestro último consejo, también es importante retirar los huevos del fuego temprano para evitar que se cocinen demasiado. Los huevos revueltos seguirán cocinándose con el calor residual de la sartén durante unos 30 segundos después de que los hayas retirado del fuego.

El huevo frito perfecto del chef José Andrés

huevos fritos perfectos

Desde su cuenta de Instagram el cocinero, y embajador de las buenas causas, José Andrés mostró al mundo la manera perfecta de freír un huevo. Siguiendo su clase magistral parece fácil y sencillo conseguir una clara crujiente que envuelve a una yema líquida en la que se pueden mojar las patatas fritas o hacer “barquitos” con el pan.

Pues nada, manos a la obra.

Lo primero es cascar el huevo en un plato antes de echarlo en la sartén para evitar contraer enfermedades como la salmonella. Una vez hayamos cascado el huevo, lo salamos sobre ese plato mientras se calienta el aceite de la sartén. 

Antes de echar el huevo a la sartén debemos conseguir que esté humeante, a una temperatura aproximada de 185ºC. El siguiente paso importante es calentar la espumadera con el aceite antes de echar el huevo para evitar que con el cambio de temperatura la clara se nos quede pegada.

Una vez nos hayamos asegurado de cumplir los pasos anteriores, ha llegado el momento de echar el huevo a la sartén, inclinando esta para crear una piscina de aceite sobre la que verter el huevo. 

Cuando hayamos echado el huevo lo envolvemos con la clara para que esta se quede crujiente pero la yema dentro cruda. 

¡Dispuesto a probarlo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *